martes, 7 de abril de 2009

A los 20 días




A los 20 días era todo un barullo de patas y hocicos. Y ya empezaban a mostrar su caracter particular, alguno pachón como su padre y los más vivos e inquietos como la madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario