martes, 7 de abril de 2009

El primer día




Él fue el que vino a buscarnos porque algo muy raro estaba pasando. Cuando llegamos ya habían nacido dos preciosos cachorritos y la madre los había escondido en el jardín. Les limpiamos bien y les colocamos en la paridera.
Y cuál sería nuestra sorpresa cuando macho y hembra se colocaron dentro y así fueron viniendo al mundo todos, lamidos indistintamente por ambos.

1 comentario:

  1. Vaya padrazo!! Es curioso que la hembra dejara al macho estar con ella. ¿Cuántos cachorros tuvieron?

    ResponderEliminar